La Jugada Maestra que se les cayó a los concejales de la coalición, Dau seguirá “Llevando Clavo”

Los concejales que votaron por Hector Consuegra para elegirlo contralor estando inhabilitado para ejercer ese cargo, han buscado los mecanismos para justificar su conducta, sin embargo, el hecho está dado. Pero buscar justificación es algo distinto a buscar culpables externos, peor aún buscar generar escándalos para tratar de tapar lo ocurrido, con la famosa estrategia de autovictimizarse y las teorías de conspiración, que dirigen más hacia un delirio irracional que a cualquier otra cosa. Y la famosa y vieja confiable del alcalde Dau, agredir a alguien para desviar la atención.

A pesar de eso, algo que no han explicado los concejales emproblemados, es por qué luego de saber que Consuegra está inhabilitado, presionaban, insistían y le exigían a la mesa directiva del concejo que lo posesionaran y que “un juez debía ser quien declarara la inhabilidad”, olvidando en medio del desespero que, los jueces no declaran inhabilidades, sino que anulan los actos administrativos en caso de que las haya. El alcalde Dau tampoco ha explicado por qué pidió a los concejales que votaran por Consuegra, cuando no debe intervenir en estos procesos y además sabía que estaba inhabilitado porque el mismo lo posesionó en Edurbe.

La excusa que deja entrever el alcalde Dau, es que pretendía que se eligiera un contralor que lo dejara hacer “de sus anchas panchas” con los recursos de la ciudad, un contralor de su bolsillo, dijo públicamente que el que está como encargado “le viene dando clavo”, pero Consuegra, al parecer no solo es una persona de su cercana amistad, sino que también investigan que al parecer es el contador de los negocios familiares de Dau, por lo que no se pisarían las mangueras, esa era la verdadera “JUGADA MAESTRA”(Matarife 2.0, votamos por el que diga el innombrable).

Ello justifica la arremetida frontal de los concejales de la coalición de Dau, contra el ternado Fredy Quintero, quien ejerce como encargado en la contraloría. Ante varias dudas que, se presentaron sobre si Quintero estaría inhabilitado o no para participar en la convocatoria y ejercer como contralor en propiedad, el cabildo al igual que en el caso Consuegra, solicitó concepto de la Función Pública y esta respondió que “No existe inhabilidad para ser elegido Contralor Distrital, si dentro de los 12 meses anteriores a la elección se ejerció el empleo mediante encargo”

Se apoya el concepto en la ley 330 de 1996, en el acto legislativo 02 de 2015, en la Sentencia C 1372 del 2000. Pero además de ello, recientemente la Corte Constitucional con Sentencia C 126 de 2018, también eliminó la inhabilidad para ejercer en titularidad el cargo de contralor, si en el periodo anterior se fungió en modalidad de encargo, que contemplaba el literal a) del artículo 163 de la ley 136 de 1994, considerando que viola los artículos 13, 40 y 272 de la Constitución Política, lo cual fue confirmado por la sentencia del Consejo de Estado SU 566/19 que reafirma los argumentos de la sentencia anteriormente citada de la Corte Constitucional.

De esa misma manera, la legislación no estipula que el tiempo que dure el encargo sea causante de inhabilidad, puesto que lo que preserva los derechos constitucionales, es la calidad en la que se ejerce el cargo, por eso ejercer como encargado 1 día o un año, sigue siendo igual un encargo.

A pesar de que el fin que persigue el escándalo de defensa de los concejales, es que Quintero sea removido del encargo, aduciendo que cumplió su periodo como contralor y deben encargar al Secretario General de la Contraloría, hay que hacer memoria y remontarse a la historia desde 2017, cuando la electa Nubia Fontalvo fue capturada, y por necesidad de cargo Fredy Quintero siendo empleado del órgano de control como secretario general en propiedad, le correspondió por sus funciones ejercer como encargado, y posteriormente cuando se anuló la elección de Fontalvo se creó la vacancia absoluta y fue encargado nuevamente Fredy Quintero de contralor, por ser el secretario general de la contraloría. Al día de hoy, la motivación del encargo del secretario de la contraloría Fredy Quintero, que es la vacancia absoluta de contralor titular, prevalece.  Y posteriormente la mesa directiva del concejo en 2019 lo encargó, mientras se surte la convocatoria que cursa para la elección del nuevo contralor, por ser el secretario general de esa entidad, y debe atender a esa función de su cargo, sin embargo, tal como lo aclaró también la Función Pública, se entiende finalizada la convocatoria con la posesión del nuevo contralor en propiedad, hecho que aún no ocurre.

Hay que recordar también los audios de Fontalvo revelados por la fiscalía, en varios diálogos afirmó la ex contralora que temía que Quintero ejerciera como encargado en sus ausencias, por lo que quería relevarlo del cargo para poner alguien de sus cercanías, sin embargo, la privación de su libertad no le permitió “amarrar a sus pupilos”. Y por ejemplo, Quintero como encargado ordenó el desmonte de los peajes cuando ya no estaba Fontalvo y adelantó el proceso del tan sonado “Cartel de las Pensiones”.

Sin embargo, Quintero sigue siendo en propiedad el Secretario General de la Contraloría, por lo que aun relevándolo del encargo como Contralor Distrital, le correspondería regresar a su empleo en propiedad que es Secretario General de la Contraloría y por funciones de su cargo, al haber ausencia de Contralor en propiedad, le correspondería nuevamente ejercer como Contralor Distrital Encargado, ya que el secretario general que fue nombrado por Quintero, se encuentra en un Nombramiento con Condición Resolutoria, significa ello que una vez Quintero culmine su encargo como Contralor, debe volver a su cargo en propiedad de Secretario General de la Contraloría y el nombrado condicional, abandona el cargo que ocupa porque está condicionado al retorno del titular.

La norma establece que no pueden ser reelegidos contralores para el periodo inmediato, que hayan estado en el cargo dentro de la jurisdicción municipal, distrital o departamental, pero se eximen a quienes ejerzan mediante encargo. En ese sentido, otras ciudades del país han elegido para el cargo de contralor titular a personas que venían ejerciendo el empleo mediante encargo, por ejemplo en Medellín fue electa Diana Carolina Torres, quien para el momento de su elección como Contralora General de Medellín, fungía como Contralora Encargada del departamento de Antioquia y hoy ejerce como titular de la Contraloría de Medellín.

LA JUGADA MAESTRA no funcionó, la coalición del alcalde Dau para elegir a Consuegra como Contralor Distrital, quedó como las novias de barranca, vestida, alborotada y de ñapa emproblemada, mientras tanto le seguirán ejerciendo control de los gastos y escándalos de sobrecosto y contrataciones innecesarias en la Alcaldía de Cartagena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *